El misterio de los temidos guerreros tigres en China

VIAJAR YUNNAN

El misterio de los temidos guerreros tigres en China

Carácter del tigre y su relación con la guerra y las armas.

En la China antigua el tigre era el Dios de la Guerra. No hay duda de que su fuerza, su ferocidad, su majestuosidad, su capacidad de atacar a cualquier enemigo y derrotarle sin compasión gracias a su tremenda fuerza y sus afiladas garras y colmillos, han tenido que convertirle desde épocas remotas en el animal de referencia para las actividades guerreras, la deidad bajo cuya invocación y protección éstas se llevarían a cabo. Un papel desempeñado por otros grandes felinos en otras culturas.

Títulos tigre

Esa identificación del guerrero con el tigre, que ya hemos visto en sus armas, vestido e incluso en su vivienda, se traspasa luego con toda su fuerza al aspecto literario, con toda la magia que pueden acarrear las palabras en una sociedad cuya escritura la crearon los sacerdotes y cuyos emperadores convirtieron sus nombres en tabú, sustituyéndose la presencia del tigre como decoración de los objetos a la decoración de los nombres, atribuyéndose a la presencia del tigre, no obstante, las mismas cualidades. Y si antes el guerrero con su casco de cabeza de tigre se consideraba mitad humano mitad animal, ahora le bastará con incluir en su nombre o título la palabra tigre para obtener idénticos resultados, pues se denominaban hombres – tigres a los guerreros valerosos, simbolizando así el arrojo y fortaleza de los militares, de tal forma tenemos a los hǔbēn (虎贲), que eran los soldados de elite de guardia en la puerta, la llamada guardia de corps, en los que se funden el concepto de tigre como Dios de la Guerra y el de Dios Protector, que veremos más adelante. Hǔjiàng (虎将) por otra parte denominaba al general valiente, no sé si certificando su valor, o esperando que el nombre se lo proporcionara,  hǔshì (虎士) era el guerrero valiente y  hǔchén (虎臣) igualmente los ministros valerosos.

En la magnífica novela Romance de los Tres Reinos, el gran general Guanyu, posteriormente deificado como Dios de la Guerra por los chinos, se consideraba a sí mismo un tigre, y a su hija una tigresa. En otras novelas y piezas literarias posteriores se denominan “cinco tigres” a los grupos de héroes o guerreros valerosos. Ni que decir tiene que matar a un tigre es una prueba de fortaleza y valor excepcional, tanto entre las historias y novelas chinas como en los cuentos y leyendas de las minorías. Uno de los bandidos protagonistas de la novela A la Orilla del Agua salta a la fama por haber matado al tigre, lo mismo que el desdichado marido de la protagonista de la gran novela erótica Jinpingmei.

Guerreros tigre, los que se identifican completamente con el animal.

De las palabras pasamos a la completa identificación con el tigre, de forma visible en su aspecto exterior, siempre con la esperanza de que ese aspecto trasmita al disfrazado sus cualidades guerreras. De hecho C.A.S. Williams afirma que: “En los tiempos antiguos los soldados chinos eran ocasionalmente vestidos en imitación de pieles de tigres, con sus colas y todo, y avanzaban a la batalla gritando en voz alta, con la esperanza de que sus gritos aterrorizaran al enemigo, como lo harían los rugidos de los tigres.” (1976: 399)

Y Mark E. Lewis, que ha estudiado detalladamente la violencia en la China antigua nos muestra como esa identificación debería transformar por completo al individuo para actuar como un tigre: “Los Zhou identificaban a sus guerreros con bestias. Los soldados llevaban pieles de tigres o envolvían a sus caballos con ellas, en sus carros se pintaban imágenes de tigres y dragones y los guerreros más fieros eran descritos como “tigres”. Los trescientos (tres mil según otras fuentes) soldados de elite que formaban el núcleo del ejército que acabó con los Shang eran conocidos como “tigres audaces.” Los libros antiguos recomiendan: “Da honores y una posición elevada a aquellos expertos en las cinco armas, capaces de cargar la ballesta con rapidez y cuya voluntad se centra en devorar al enemigo.” Ese devorar al enemigo no parece ser una figura retórica, como se ve en numerosos episodios de la historia bélica de China, incluyendo los más recientes de la Revolución Cultural en la provincia de Guangxi, donde los enemigos del pueblo eran devorados ritualmente por una multitud atea, sino la prueba de su transformación, la evidencia de que esos guerreros llamados tigres por su poder y velocidad, habían sido capaces de “regresar al ámbito animal, como queda demostrado por la suprema bestialidad de comer al hombre.” (Lewis 1989: 173-174)

Esta ferocidad de los guerreros de elite se alimentaría con los particulares combates entre hombres y bestias que se celebraban con relativa frecuencia durante las dinastías Qin y Han, donde, al contrario de lo que sucedía en el caso de los gladiadores romanos, los luchadores no se veían forzados a pelear con animales, sino que eran bravos guerreros (e incluso algún príncipe) que se presentaban como voluntarios para combatir a manos desnudas o escasamente armados, contra lobos, osos, toros e incluso tigres. La popularidad de estas actividades queda reflejada en la existencia de numerosos “corrales” donde estos animales eran criados.

Sin dejar ningún cabo suelto, ese carácter del guerrero tigre se alimentaría materialmente con menús tigrinos, pues Katherine Ball nos informa que: “Para estimular el coraje los guerreros bebían a veces una pócima con mezcla de huesos, dientes y vesícula biliar, todo de tigre.” (1927: 20) Y en el mito de Miluotou de los Bunu Yao vemos que Yala, el valeroso héroe que acaba con los soles que abrasaban el mundo, sólo logra su objetivo tras comer una sopa de tigre y ciervo. (Ceinos: 2007)

La identificación del tigre con la guerra era tan íntima, que el mero hecho de mostrar una piel de tigre acabó simbolizando el paso de la infantería.

Extraído del libro: El Tigre en China: imagen y símbolo

LIBROS

Más artículos sobre las etnias de China

El héroe tigre de los Naxi

El héroe tigre de los Naxi

El héroe tigre de los Naxi[1] Hace mucho tiempo vivía en la zona de Baoshan un hombre llamado Gaoqu Gaobo, que tenía un cuerpo fuerte, una viva inteligencia y ciertos poderes mágicos. Siempre estaba dispuesto a ayudar a la gente. Un día salió de viaje con un grupo de...

Cuentos chinos de Aizhanglai, el pícaro  de los Bulang

Cuentos chinos de Aizhanglai, el pícaro de los Bulang

Cuentos chinos de Aizhanglai, el pícaro  de los Bulang El fruto de la sabiduría Hubo un día en que Aizhanglai llegó a una aldea que estaba un poco lejos de su casa. La gente de esa aldea había oído decir que él era la persona más lista sobre la tierra, y en cuanto...