La heroína de la familia Li – Un cuento chino

VIAJAR YUNNAN

La heroína de la familia Li

Las húmedas tierras bajas al norte del monte Yong estuvieron ocupadas en otro tiempo por una gigantesca pitón de unos tres pies de grosor y 70 u 80 pies de largo. Su presencia ahuyentaba a los nativos de los alrededores y provocaba muertes inesperadas entre los funcionarios locales. Se sacrificaron vacas y corderos en vano.

Entonces se reveló a través de sueños y de la profecía de las brujas que las chicas vírgenes de unos 12 años eran las más deseadas por la pitón. Las autoridades no tuvieron más remedio que buscar niñas para complacer a la pitón. Por lo general, optaban por niñas de familias criminales o por aquellas que habían nacido como esclavas domésticas. A principios del octavo mes lunar, la chica designada era enviada al templo construido fuera de la cueva de la pitón, donde se celebraban los ritos de sacrificio. La pitón salía por la noche y devoraba a la pobre chica. Así se hacía año tras año, hasta que se habían sacrificado un total de nueve niñas.

El octavo mes lunar se acercaba de nuevo, pero este año los funcionarios aún no habían podido encontrar una chica para la Ocasión.

En el condado de Jiangle había una familia apellidada Li con seis hijas y ningún hijo. La más joven, llamada Ji, decidió ofrecerse a sí misma, pero sus padres se opusieron a la idea.

«No tiene sentido mantenerme», argumentó con sus padres. «¡De qué sirve tener seis hijas si no se tiene un hijo! Las hijas siempre se casan con otras familias. No pueden continuar la línea familiar ni manteneros cuando seáis mayores. Es un desperdicio de comida y dinero criar hijas, y no hay mucha diferencia con una menos. Si me vendo, al menos podré darte algo de dinero. ¿No es razonable?»

Aunque sus padres no quisieron oírlo, ella fue persistente y finalmente se salió con la suya.

Pidió a las autoridades una espada afilada, un sabueso, miel, arroz glutinoso y harina de trigo. Cocinó el arroz al vapor y la harina al horno, y los mezcló con la miel en una enorme bola de arroz pegajoso.

Llegó el día. Ella y su enorme bola de arroz fueron llevadas a la cueva de la pitón. Colocó la bola justo fuera de la boca de la cueva y se sentó a esperar en el templo con la espada en su regazo y el sabueso junto a sus pies.

En lo más profundo de la noche, la pitón salió de su cueva, con la cabeza tan grande como un silo de forraje y sus dos ojos como gigantescos espejos de bronce. Captó el dulce olor de la bola de arroz y se la tragó de un bocado. Al instante, soltó la correa. El sabueso se abalanzó sobre la pitón mientras ella le daba un corte por detrás. La pitón se retorció fuera de la cueva y quedó muerta.

Entró en la cueva y recogió nueve esqueletos. «¡Qué vergüenza!», dijo despectivamente. «Habéis muerto porque no tuvisteis las agallas de luchar». Luego regresó a su pueblo.

Su historia llegó a oídos del rey de Yue, quien la nombró reina, nombró a su padre magistrado del condado de Jiangle y concedió muchos regalos a su madre y hermanas.

Su historia se transmitió en forma de canción.

Publicado en Li Fang y otros, traducción de Zhang Guangqian «Into the Porcelain Pillow- 101 tales from Records of the Taiping Era». Foreign Languages Press. Pekín. 1998.

Read it in English

Para citar este artículo: Ceinos Arcones, Pedro, «El Perro Casamentero – Un cuento chino de magia y misterio,» in Chinaviva, 22 julio 2021, https://chinaviva.com/el-perro-casamentero-un-cuento-chino-de-magia-y-misterio/.

 

LIBROS

Más artículos sobre las etnias de China

Cuentos chinos de Aizhanglai, el pícaro  de los Bulang

Cuentos chinos de Aizhanglai, el pícaro de los Bulang

Cuentos chinos de Aizhanglai, el pícaro  de los Bulang El fruto de la sabiduría Hubo un día en que Aizhanglai llegó a una aldea que estaba un poco lejos de su casa. La gente de esa aldea había oído decir que él era la persona más lista sobre la tierra, y en cuanto...

La primera descripción de la Religión de los Yi

La primera descripción de la Religión de los Yi

La primera descripción de la Religión de los Yi Por el padre François Louis Crabouillet en 1872. La religión de los Lolos[1] es la de los hechiceros: apenas consiste en conjuraciones de espíritus malignos, según ellos, los únicos autores del mal. Sin ser devotos como...