El mundo de las cortesanas de Shanghai

VIAJAR YUNNAN

El mundo de las cortesanas de Shanghai

Las chicas cantantes de Shanghai. Una novela de Han Bangqing.

La acción de esta novela discurre, como indica su título, en el mundo de  las chicas cantantes de Shanghai, del que a la vez es una descripción. Las chicas cantantes eran un tipo de trabajadoras sexuales situada en la escala más alta de la profesión, que hacían alarde de otras muchas habilidades artísticas y sociales, tal vez la figura más parecida a las geishas japonesas que se haya dado en China. Pues ciertamente como vemos a lo largo de esta novela estás señoritas eran mucho más que prostitutas, y tenían además un dominio de otra serie de artes, lo que las convertirá en unas intermediarias en el mundo social en el que el hombre no podía aparecer solo, y su mujer no le podía acompañar por las restricciones que la ideología confuciana imponía sobre el sexo femenino. Este era un tipo de mujer que contrastaba radicalmente con la que los poderosos tenían en su casa, con el que se establece una relación compleja y asimétrica. 

Es por ello que la descripción de la vida de estas señoras es a la vez una descripción de parte de la vida, o del ocio de la clase más poderosa en el Shanghai del final del siglo XIX. Un mundo que el autor, Han Bangqing, dicen que conocía muy bien, y que además de reflejarlo en esta novela, para algunos críticos una de las 10 mejores novelas chinas del siglo XIX, lo hizo en otra serie de publicaciones. La novela presentaba además una novedad añadida, pues por acercarse a la veracidad del ambiente narrado estaba escrita en el dialecto de Suzhou, el que se hablaba en ese ambiente, dificultando su lectura a los lectores chinos de otras regiones.

Está claro que estamos hablando de una época muy determinada y de una clase social también muy especial, que nadie piense que va a encontrar en este libro un retrato de la vida en Shanghai, si no solo de la vida de unas pocas personas, e incluso de una parte pequeña de esa vida. Pero aún así el conocimiento que tiene el autor de ese ambiente llena la narración de detalles importantísimos, que nos dan a conocer de forma amena y a la vez detallada, muchos aspectos de la relación sociales entre las personas de las clases elevadas.

El defecto de la obra es a la vez su virtud, pues al estar tremendamente concentrada describiendo las situaciones que suceden en cada momento, los personajes aparecen sin historia, sin pasado, excepto algunos en los que esté está someramente delineado. Posiblemente sea ese relato del presente una de las razones por las que esta obra sedujo  a Eileen Zhang, una de sus grandes admiradoras y autora de una primera traducción al inglés. Tampoco sabemos que va a ser de su futuro, solo conocemos la interacción que están realizando en este lugar y en este momento. O sea las varias calles dónde se concentraban las casas de las chicas son el escenario por el que pasan cerca de 300 personajes. Algunos de ellos apenas mencionados, y otros llevan gran parte del peso narrativo, pero repetimos, solamente mientras están en este ambiente. Como un apéndice de estás casas tenemos parte de la novela que se desarrolla el Gran Jardín y la gran mansión del señor Harmony Qi, pero eso es la excepción. El resto, excepto unas brevísimas escapadas a algunos centros de ocio se desarrolla en el interior de estas casas de cantantes.

Lo que nos cuenta en definitiva está novela son las interacciones sociales los personajes que aparecen por estas casas. Por un lado los clientes, todos adinerados. Po el otro, sus principales protagonistas, las propias muchachas, sus asistentes, y sus mamis o madames . Estos son los cuatro elementos fundamentales de la novela, aunque también están los servidores de los clientes y algunos otros servidores varios. En estas relaciones llama la atención del lector actual, por una parte el poder que tenían estás mujeres sobre sus clientes, que ya son personas muy poderosas en la sociedad, y se describen varias ocasiones en las que ellas consiguen imponer su voluntad sobre algunos aspectos importantes de la vida de estos potentados y otras en los que también consiguen extorsionarles una cantidad importante de dinero.

La segunda son las relaciones bastante complejas que se dan entre las muchachas y sus mamás, generalmente no son las madres verdaderas sino las personas que las compraron cuando eran pequeñas y que les han educado y preparado para hacer este oficio. Si lo han hecho bien puede que la muchacha se convierte en una fuente dinero, pero a la vez entonces ella querrá comprar su libertad  y va a hacer todo lo posible para establecer se por su cuenta. Esto supondría un grave quebranto económico para la mamá, que por todos los medios tiene que intentar mantener una buena relación con la chica que ha criado, pues de ella depende su negocio.

Llama la atención también los cuantiosos gastos e ingresos que se generan con todo este negocio, y mientras que a lo largo de la novela es normal escuchar a hablar de cientos, o miles, o decenas de miles de dólares, las pocas veces en las que estás cantidades se ponen como contraposición de los ingresos de la gente normal nos muestran que se trata de cantidades realmente muy grandes.

Es en los clientes donde vemos en realidad una mayor diversidad humana, pues hay desde acomerciantes de éxito hasta funcionarios, algunos parece que están en Shanghai esperando el momento de ser asignados un nuevo destino, y aristócratas de quienes tampoco se sabe muy bien su fuente de ingresos, pero lo que sí está claro es que son todas personas de una clase muy elevada y una gran cultura. Todos conocen perfectamente a los clásicos y los pueden recitar de memoria y no les cuesta trabajo descubrir en ellos alusiones a los animales o al tema de cualquier conversación. En ese ambiente cultural todos saben disfrutar de una buena poesía, una buena caligrafía, una pintura o una obra de teatro.

El problema mayor es que el autor ha descrito con tanto detalle la relación entre estas personas que la obra acaba siendo un poco repetitiva. Porque en muchas de las reuniones en las que van a cenar siguen el mismo desarrollo. Que alguien invita a otros amigos a asistir, y les envía una tarjeta para que vayan allí y luego juegan a beber y luego juegan a los chinos, e invitan a que vengan chicas, y ellas se sientan detrás de ellos, y les sustituyen a veces a la hora de beber. Son escenas que se repiten muchísimas veces a lo largo de la obra y que realmente no tienen tanto interés.

Además algunas de estas escenas que eran comunes y conocidas para las personas en el ambiente en el que escribía el autor nos resultan extrañas a los lectores de hoy en día, e incluso se lo resultarían a los propios lectores pocos años después, porque ese mundo se vino abajo también muy rápidamente. Por eso recomiendo encarecidamente que se comience por leer el epílogo, donde se explican claramente el significado de muchas acciones que se realizan durante la novela.

En medio de esa rutina aparente diferentes dramas humanos se van desenvolviendo. Desde el cliente que se enamora de una chica a la chica que ve su mundo y su propia existencia en peligro porque un cliente empieza a dejar de frecuentarla, o la muchacha que se ve abocada a lanzarse a esa vida a causa de dificultades económicas, o el poder de la policía o los mafiosos. Y estas escenas despiertan el interés del lector gracias a que ya se ha familiarizado con los protagonistas.

En definitiva, la novela tiene un gran éxito en la descripción de un mundo muy especial, muy de un momento muy determinado que se vivió en este Shanghai de la clase alta del final de sido XIX. Y ya solo por eso merece la pena y se disfruta tremendamente.

Habiendo pasado más de una semana desde el fin de su lectura, descubro que la repetición de escenas y actuaciones que dificulta su lectura, proporciona por otra parte una familiaridad con el ambiente, sumerge en cierta forma al lector en un mundo de gestos estereotipados que le caracteriza y consigue una cierta adicción por saber cómo seguirán desarrollándose las pequeñas historias de estos protagonistas con quienes ya se han vivido tantas experiencias.

Una mención aparte merece el mundo del opio tal y como es descrito en la novela. Encuadrándose recordemos en un tiempo en el que su consumo era legal en Shanghai y en China, los personajes de la novela tienen una relación muy variada con esa droga, más variada incluso de la que tienen con el alcohol. Mientras que el opio está siempre disponible y la habitación de cada muchacha cuenta con un sofá donde los clientes pueden recostarse a disfrutarlo, sólo aparecen un par de personajes que se podría decir realmente enviciados con él, pero de un vicio que, por otra parte, no parece impedirles realizar una vida normal. Los demás clientes lo consumen ocasionalmente sin que, a pesar de todos los miedos posteriormente inculcados respecto a su adicción, sufran especialmente por ello. En algunos pasajes se menciona el peligro de su uso desmedido y la adicción que puede crear, pero la mayoría de los personajes hacen un uso moderado del mismo.

Han Bangqing. The Sing-song girls of Shanghai. Traducción de Eileen Zhang y Eva Hung. Columbia University Press. 2012.

Para citar este artículo: Ceinos Arcones, Pedro, "El mundo de las cortesanas de Shanghai," in Chinaviva, 9 junio 2021, https://chinaviva.com/el-mundo-de-las-cortesanas-de-shanghai/.
libros

Más artículos sobre cultura china

Ceremonia taoísta de pagar la deuda

Ceremonia taoísta de pagar la deuda

Ceremonia taoísta de pagar la deuda La semana pasada (el día 17 del cuarto mes lunar, 2018) tuvo lugar en el Templo Zhenqing (真庆观), el mayor templo taoísta de Kunming y el mejor conservado hasta el momento, la ceremonia llamada de “Pagar la Deuda de la Vida”. Esa...

Clásicos de la Piedad Filial

Clásicos de la Piedad Filial

Clásicos de la Piedad Filial Se podría considerar que desde el establecimiento de la sociedad confuciana en la dinastía Han, hace unos dos mil años, la piedad filial ha sido el pilar central alrededor del que se ha construido la sociedad china. El comportamiento de...

La casa de té: Un drama de Lao She

La casa de té: Un drama de Lao She

La casa de té: Un drama de Lao She En Breve: Una de las mejores obras de teatro contemporáneas obliga a múltiples reflexiones sobre la esperanza y el poder, y tal vez ese sueño universal de vivir en una sociedad justa. Un drama que se desarrolla en un espacio limitado...

Servir al pueblo, de Yan Lianke

Servir al pueblo, de Yan Lianke

Servir al pueblo, de Yan Lianke En Breve: Una sátira mordaz en la que se exponen los pequeños anhelos de cada persona como el sustrato inevitable sobre el que los grandes ideales, como “servir al pueblo” se construyen. La censura de una obra china es un potente...

Crónica de un vendedor de sangre de Yu Hua

Crónica de un vendedor de sangre de Yu Hua

Crónica de un vendedor de sangre de Yu Hua Una de las mejores novelas chinas del siglo XX. Sin la  búsqueda aparente de grandes ideas, va seduciendo al lector por su sencillez, y acaba enredándole en su trama. Crónica de un vendedor de sangre, en realidad sólo es en...

El Gran Canal y la Gran Muralla

El Gran Canal y la Gran Muralla

El Gran Canal y la Gran Muralla En Breve: Una breve reseña que muestra algunas de las semejanzas entre las dos obras icónicas de la historia y la cultura china, sus objetivos, y sus diferencias. Así como la forma en la que ambas acabaron por conformar este país....