Seleccionar página

Una sesión de exorcismo taoísta

BEIJING VIAJES
viajar-beijing

 “Mi amigo va a concluir un servicio de exorcismo esta mañana y, si realmente estás tan interesado, espera que puedas venir y presenciarlo.» Se detuvo inseguro. “Pero debo advertirte que no es una vista bonita. Realmente es muy desagradable, asquerosa y repugnante.” Se detuvo de nuevo. “Es hasta cierto punto peligroso, pero depende de la potencia del demonio que esté en posesión del poseído». Mi curiosidad era demasiado grande para echarme atrás y prometí, con gran entusiasmo, asistir mientras nos despedíamos del amigo de Lichun.  

El abad Lichun nos llamó después de las diez para llevarnos a la ceremonia del exorcismo. Dijo que había estado celebrándose durante dos días, pero que hoy vería el último esfuerzo, hecho por su amigo abad, para desalojar al espíritu o espíritus recalcitrantes que se habían apoderado de un joven agricultor hace un año. Nos ordenó que no tuviéramos miedo y, sobre todo, que no perturbáramos la ceremonia hablando en voz alta o haciendo demasiadas preguntas o gritando de miedo.  

Llegamos a un patio de piedra de tamaño mediano, a medio camino de la colina, situado frente a un templo. Había un pequeño grupo de espectadores de pie en las esquinas a la sombra de las paredes, entre ellos una pareja preocupada que, señaló Lichun, eran los padres del poseído. El poseído mismo, un hombre de unos veinticinco años, bastante demacrado, vestido con chaqueta y pantalones blancos, yacía en una cama de hierro sobre una estera de junco. Estaba muy pálido y tenía una mirada salvaje y errante en sus ojos febriles. El sacerdote, amigo de Lichun, vestido con una túnica ritual estaba de pie ante un altar portátil en el que había un quemador de incienso, la pequeña imagen de un dios, un jarrón con agua bendita, una espada ritual y otros artículos y un libro del que estaba leyendo. Dos monjes le ayudaban, mientras que cuatro hombres musculosos observaban al poseído postrado.  

El abad estaba leyendo las Escrituras con voz monótona y zumbante, repitiendo mantras una y otra vez con mucha concentración. Luego se detuvo y, tomando una tabla de marfil alargada, símbolo de sabiduría y autoridad, la sostuvo ceremoniosamente con ambas manos delante de su pecho y se acercó lentamente a la cama. Hubo una transformación visible en la cara del poseído. Sus ojos se llenaron de malicia mientras observaba el mesurado avance del sacerdote con astucia y odio. De repente dio un grito bestial y saltó en la cama, los cuatro asistentes corriendo a sujetarlo.  

“¡No! ¡No! ¡No puedes echarnos! Somos dos contra uno. Nuestro poder es mayor que el tuyo.» Las palabras salían de la boca distorsionada del poseído con una voz extraña y estridente, que sonaba mecánica, inhumana, como si la pronunciara un loro. El sacerdote miró intensamente a la víctima, reuniendo todas sus fuerzas interiores; en su delgada cara aparecieron gotas de sudor.  

 “¡Sal! ¡Sal! ¡Te ordeno que salgas! «Repitió con una potente voz metálica y con gran fuerza. “Estoy usando el poder de Aquel ante quien no eres nada. En Su nombre te ordeno que salgas.” Inmóvil, continuó concentrando sus poderes en el rostro del poseído. El hombre estaba luchando en la cama con una fuerza increíble contra los cuatro hombres que le sujetaban. Gruñidos y aullidos animales salían de vez en cuando de su boca, que se mostraba cuadrada, sus dientes brillaban como los colmillos de un perro. Ahora su rostro se tornaba morado, ahora blanco, como de papel, o cubierto de manchas rojas que aparecían y desaparecían con una rapidez desconcertante. Tenía la impresión de que una jauría de animales salvajes estaba peleando dentro de su cuerpo. Por un momento cesó la lucha y el poseído volvió sus túrbidos ojos hacia el monje con tal mirada de odio sobrenatural que involuntariamente me encogí entre las sombras. Terribles amenazas salían de la boca contorsionada, ahora con flecos de espuma blanca, y entremezcladas con obscenidades tan increíbles que las mujeres tenían que taparse los oídos con los dedos; no se atrevían a mirar al sacerdote o a la gente que las rodeaba.  Pero la incontrolable curiosidad y el deseo de ver este espantoso y macabro asunto hasta el final los mantuvo pegados al suelo.  

Nuevamente el abad gritó su orden a los adversarios invisibles para que abandonaran al hombre postrado. Hubo un estallido de risas horribles de la garganta de la víctima y, de repente, con un poderoso jadeo de sus brazos sobrenaturalmente fortalecidos, arrojó a los hombres que lo sostenían y saltó a la garganta del sacerdote como un sabueso loco.  Pero fue dominado de nuevo. Esta vez lo ataron con cuerdas y sujetaron los extremos a los postes de la cama. El poseído, evidentemente agotado, cerró los ojos y hubo un silencio mortal. El abad, aún inmóvil, continuó sus conjuros con una voz metálica, sin alejar sus ojos nunca del cuerpo. Con indecible horror, vimos que comenzaba a hincharse visiblemente. Una y otra vez el terrible proceso continuó hasta que se convirtió en un grotesco globo de hombre.  

“¡Abandonadle! ¡Abandonadle!” gritó el monje concentrándose aún más. Un novicio le entregó el libro y comenzó a leer de nuevo en una jerga extraña e ininteligible, las palabras de poder y liberación. Una convulsión sacudió el monstruoso e hinchado cuerpo, y las cosas que siguieron fueron asquerosas y repugnantes en extremo.  Parecía que todas las aberturas del cuerpo estaban abiertas por los poderes invisibles que se escondían en él y corrientes de excrementos malolientes y efluvios fluyeron hacia el suelo en una profusión increíble.  No sólo yo, sino también Lichun, Koueifo y otros, fuimos superados por el hedor y la visión de estos aborrecibles procedimientos y sufrimos náuseas. Durante una hora esto continuó y luego el poseído, retomando su tamaño normal, pareció descansar, con los ojos fijos en el sacerdote inmóvil que todavía estaba leyendo.  Los asistentes desataron al demoníaco y, formando un biombo con sábanas, lo lavaron apresuradamente, lo cambiaron en otro traje de pantalones gruesos y una chaqueta y limpiaron el desorden.  

Ya había pasado mucho tiempo de la hora del almuerzo, pero ninguno de nosotros podía ni siquiera pensar en la comida. El sacerdote dejó de leer; con el sudor derramándose por la cara, se echó hacia el altar, dejó la tabla y tomó la espada ritual. Amenazando y ordenando, se puso de pie de nuevo sobre el poseído.  

 “¡La lucha es inútil!» Gritó. “¡Abandonadlo! ¡Abandonadlo en el nombre del Poder Supremo que nunca quiso que robarais el cuerpo de este hombre!” Otra escena de horror se desarrolló ante nuestros ojos aturdidos. El hombre en la cama se puso rígido y sus músculos parecieron contraerse, convirtiéndose en una figura de piedra. Lentamente, muy lentamente, el somier de hierro, como impulsado por un peso enorme, se hundió, tocando el suelo. Los asistentes agarraron al hombre inerte por los pies y los brazos. El peso era tal que ninguno de ellos podía levantarlo y pidieron ayuda a los espectadores. Siete hombres apenas podían levantarlo porque era pesado como una estatua de hierro fundido. De repente se hizo de nuevo más ligero y lo pusieron en una cama de madera que habían traído. Pasó mucho tiempo con el abad leyendo y dando órdenes interminablemente. Por fin roció al hombre inerte con agua bendita y avanzó hacia él de nuevo con una espada. Su concentración era tan profunda que no parecía ver a nadie. Estaba totalmente exhausto y se balanceó un poco. Dos novicios vinieron a apoyarlo.  

“¡He ganado!» Gritó triunfalmente con una voz extraña. “¡Fuera de aquí! ¡Fuera de aquí!» El poseído se agitó y cayó en terribles convulsiones. Sus ojos se enrollaron y solo se veía el blanco. Su respiración era estertorosa y arañó su cuerpo hasta que se cubrió de sangre. La espuma salía de su boca con un fuerte gorgoteo. Quería gritar algo pero no podía controlar sus cuerdas vocales. El abad levantó su espada amenazador, haciendo señales místicas con ella.  

  “¡Maldito seas! ¡Maldito seas!» Vino un grito salvaje de los labios espumosos. “Nos vamos a ir, pero lo pagarás con tu vida.» Hubo una terrible lucha en la cama, el pobre hombre retorciéndose y rodando como una serpiente herida mortalmente y su color cambiando todo el tiempo. De repente se cayó de espaldas y se quedó quieto. Sus ojos se abrieron. Su mirada era normal y vio a sus padres que ahora se acercaban.  

Extraído de: Peter Goullart. El Monasterio de la Montaña de Jade.

guia beijing

Más artículos sobre cultura china

La Sagrada Montaña Taishan

La Sagrada Montaña Taishan

La Montaña Taishan, la vida y la muerte en la cultura china, según la obra de Edouard Chavannes. Las montañas son, en China, divinidades. Se les considera como potencias naturales que actúan de manera consciente y que pueden, por consiguiente, ser rendidas favorables...

El poder espiritual del  gallo entre los Bai

El poder espiritual del gallo entre los Bai

Todo viajero que ha visitado Yunnan sabe de primera mano la estrecha relación entre los gallos y las personas, pues se los ve en mercados vendidos como alimentos, protagonizando rituales de protección y sustitución de las personas y como intermediarios adecuados en...

Viajar a Hangzhou

Viajar a Hangzhou

La capital de la provincia de Zhejiang cuenta con una población de 3,6 millones de personas. Es una de las ciudades más hermosas de China. Situada a la orilla río Qiantang, con el famoso Lago del Oeste en su parte occidental, Hangzhou se ha visto embellecida a través...

Viajar a Dali

Viajar a Dali

La Ciudad antigua de Dali es un entramado de callejuelas poco transitadas, donde aún se encuentran tesoros de la arquitectura tradicional bai. Muchos de ellos con esa sensación casi sagrada de los objetos antiguos repletos de significado, que resultarán mucho más...

Viajar a Guilin

Viajar a Guilin

Guilin es la ciudad más bella de China. Así dicen los refranes, y así se ha considerado desde tiempos antiguos. Todos los poetas y pintores han peregrinado a Guilin, plasmando su maravilloso paisaje en lienzos y poemas. Esas colinas de formas caprichosas que se...

Principales fiestas de la minoría Bai

Principales fiestas de la minoría Bai

Feria de Marzo: Se celebra del 15 al 20 de marzo lunar. Es la fiesta más importante de los Bai. Su origen se remonta al Reino de Nanzhao, cuando según la leyenda la diosa Guanyin acabó con un demonio que se comía los ojos de la gente. Se celebra en el Monte Diancang,...

Publica posts o guías culturales

 

Conviértete en autor de guías culturales o simplemente describe para nuestros lectores una experiencia de viaje interesante.

Podemos caminar juntos para convertir tu blog de viajes o cultura en un bello libro. Vamos a guiarte en todos los pasos para hacer tus sueños realidad: Expediciones, guías, monumentos, museos, fiestas tradicionales, etc.

Cuéntanos lo que ya sabes y haz a tu empresa visible para los lectores de las guías culturales.

Puedes empezar a ganar dinero desde el primer momento.