EL ARTE DRAMÁTICO CHINO AL FINAL DE LA ÉPOCA DINÁSTICA

año nuevo

EL ARTE DRAMÁTICO CHINO AL FINAL DE LA ÉPOCA DINÁSTICA

Durante un descanso en mis estudios, la tarde de Nochebuena estuve echando un vistazo a un armario en el tengo algunos libros un poco antiguos comprados en diversas ocasiones en mercadillos de Beijing y Shanghai. Tras toparme con “Ancient Society” de Lewis Morgan y llevarme el destino a sus descripción de las democráticas reglas de la Confederación Iroquesa, de quienes todavía hoy tenemos mucho que aprender,  llamó mi atención un librito de poco más de cien páginas titulado “Les Beaux Viajes – En Chine”.

Contaba con bellas ilustraciones que me llevaron a esa China anclada en el imaginario de colectivo de Occidente (y en el mío antes de llegar a este país). La autora Judith Gautier, hija del famoso novelista Theophile Gautier, viajó por China y Japón, escribiendo y traduciendo obras de estos países. Los textos de esta obra son cortos, simples y directos.

Elegí para traducir y compartir uno sobre el arte dramático, entre otras cosas porque la ilustración que le acompaña me pareció fascinante. Seguro que algunos comparten mi entusiasmo.

Historia del teatro chino

Fue en el siglo XIII, bajo la dinastía tártara de los Yuan, que un emperador ordenó que se investigaran todas las obras de teatro escritas en los siglos anteriores, que se eligieran las mejores y que se reunieran. Fue entonces cuando se formó la famosa colección titulada «Cien obras de teatro publicadas bajo los Yuan». Este es el más bello monumento de la literatura dramática china, y aún hoy alimenta el repertorio moderno.

Todos los géneros están representados en esta colección: tragedia histórica, drama doméstico, cuentos mitológicos y de hadas, comedia de carácter o moral, dramas judiciales, dramas religiosos.

Estas obras se dividen generalmente en cuatro partes o actos, a menudo precedidos de un breve prólogo. El texto no está dividido en escenas, pero las entradas y salidas de los personajes están indicadas por estas palabras -sube, baja; los apartes están marcados por la frase: Habla de espaldas al escenario -las partes cantadas están grabadas en caracteres más grandes que los del diálogo hablado. En la escritura de estas piezas, todos los estilos, todos los idiomas se utilizan según el tema. Hay un lenguaje histórico, poético o lírico, pomposo, grave o de estilo familiar.

La mayoría de estos dramas y comedias contienen bellezas de primer orden, pero casi todos ellos, en nuestra opinión, tienen un defecto de composición, que bien podría ser una regla, como se encuentra frecuentemente en las obras chinas: debe ser dividido en dos. En el primer acto, la intriga y el crimen triunfan, y en el último, la venganza y el castigo se llevan a cabo. Los héroes del principio se han hecho viejos, sus hijos, a veces sus nietos, que fueron vistos como niños en los primeros actos, o que aún no habían nacido, son hombres y toman en sus manos las líneas argumentales que están elaborando, para volver a poner las cosas más o menos en el mismo estado en que estaban al principio de la obra. Este sistema tiene la desventaja de compartir el interés; el joven, que es presentado al público en una fecha tardía, no siempre tiene tiempo para atraer la simpatía.

teatro chino

Los actores

Los actores en China tienen un trabajo muy duro; son los esclavos del director de la compañía, que los dirige duramente y les deja poco tiempo para el ocio. Cada uno tiene su propio trabajo; están: el Qin-Mo, protagonista; el Xiao-Mo, joven; el Ouai, dignatario; el Pai-lo, padre anciano; el Chen, personaje cómico. Pero cuando la compañía es pequeña, se les exige que interpreten dos y tres papeles en la misma obra.

Las mujeres no aparecen en el escenario; el travestismo de los chicos de 16 a 19 años como niñas o mujeres, logra producir una completa ilusión. Los jóvenes elegidos para estos papeles son guapos, gráciles, pequeños y delgados, se dejan crecer el pelo, se maquillan hábilmente y empujan la coquetería hasta el punto de ponerse pies falsos. Así es como proceden: el talón descansa sobre un trozo de madera que sostiene el pie, el dedo del pie hacia abajo en una posición casi vertical, el dedo del pie solo se calza con un pequeño zapato de seda bordado con oro.

Tiras enrolladas, pantalones hinchados, atados en el medio del empeine, ocultan un poco el fraude y el andar avergonzado, que resulta de estos arreglos, ayuda a la ilusión. ¡Cuántas damas chinas, cuántas mujeres ricas y comerciantes han recurrido a este artificio! como los jóvenes actores.

En las grandes ciudades, en Pekín, en Shanghai, hay teatros fijos, y están dispuestos de la mejor manera del mundo para el placer y el bienestar de los espectadores. En Pekín, están agrupados en el mismo distrito, y los actores casi todos viven en la calle de los teatros.

Cuando pasas por la mañana, puedes oírlos declamar sus papeles, o imitar -sin acabar nunca- el canto del gallo. Dicen que no hay nada como eso para fortalecer la voz. Los teatros no tienen, en general, una compañía especial; las compañías itinerantes actúan en uno u otro; la mayoría de las veces viajan por toda la provincia y son contratados por los prefectos o por los monjes, con ocasión de una fiesta popular, o en las casas de personas ricas que desean seguir el placer de una fiesta con el más noble placer de una representación. En este caso, en el momento en que te sientas a la mesa, ves a cinco actores, ricamente vestidos, postrados. Luego uno de ellos presenta al dueño de la casa un libro que contiene en letras de oro los títulos de unas sesenta obras de teatro que la compañía puede representar inmediatamente: esta lista se hace circular y el invitado más cualificado designa la obra que más le gusta.

Obras con mensaje moral

Todas las obras dramáticas, dicen los maestros, deben tener un significado serio y un propósito moral. Una obra sin moral es ridícula… Deben presentar las más nobles enseñanzas de la historia a aquellos que no pueden leer, mostrar pinturas, reales o supuestas de la vida, capaces de inspirar la práctica de la virtud. Una obra inmoral es un crimen. Su autor es castigado, en el otro mundo, y su expiación dura tanto como su obra sea representada en la tierra.

Ya en el siglo VIII, en el palacio de Chang’an, el emperador Ming Huang hizo construir un magnífico teatro, en el que actuó en persona.

Se ocupó él mismo de su compañía de actores, dirigiendo los estudios y los ensayos. La mayoría de ellos se encontraban en una parte del parque conocida como el «Recinto de los Perales». Por eso a los actores aún se les llama a veces «Los estudiantes del Recinto de los Perales».

Pasión por el teatro en la dinastía Tang

El encaprichamiento de la corte con las artes teatrales pronto se extendió a los funcionarios de alto rango y a los ciudadanos privados. Todos querían su propio teatro privado, actores y bailarines. Esto pronto se convirtió en una locura que hubo que suprimir; entre otras cosas, se limitó el número de bailarines que cada uno, según su rango, podía mantener: sesenta y cuatro fueron concedidos al emperador, treinta y seis a los príncipes de sangre, dieciséis a los ministros, ocho a los miembros de la nobleza, sólo dos a los individuos doctos y privados.

Los ballets de esa época eran extremadamente magníficos y tenían títulos pomposos. Se titulaban: El Pórtico de las Nubes; El Gran Torbellino; La Cadenciosa, que es, al parecer, la danza más graciosa de la antigüedad; La Gran Dinástica, esta lenta y grabada; La Benefactora; La Guerrera; La Danza de la Pluma, el Escudo y los Estandartes de Colores. Había una, la del Dragón, que se interpretaba en el agua, y otra, que presentaba un toro con el que la bailarina luchaba mientras sostenía sus cuernos.

Este emperador, Ming Yuan, que no despreciaba subir al escenario, es considerado aún hoy en día como el santo patrón del teatro y de los actores. Entre bastidores, su estatuilla siempre se coloca en un pequeño altar donde aún se quema incienso. Cada actor, antes de entrar en el escenario, saluda piadosamente a la imagen de quien, hace diez siglos, fue benévolo con ellos y protegió a los artistas. Y nada es más conmovedor que la expresión de este reconocimiento que nunca termina.

caracteres chinoc
perro en china

Más artículos sobre cultura china

La instrucción y los grandes exámenes a principios del siglo XX

La instrucción y los grandes exámenes a principios del siglo XX

La instrucción y los grandes exámenes En China, todos los estudios se realizan casi exclusivamente en los campos de la literatura y la historia: Si es un buen alumno, puede presentarse a los exámenes anuales, luego tomar las tres pruebas de la gran competencia trienal...

¿Quién es esa Diosa del Cielo que suelta flores?

¿Quién es esa Diosa del Cielo que suelta flores?

¿Quién es esa Diosa del Cielo que suelta flores? Cuando llegamos a un país con una cultura tan distinta como la China es como si un manto de niebla nos cubriera los ojos, permitiéndonos solo una visión borrosa de todo lo que nos rodea. Luego vamos reconociendo los...

¿Por qué  tienes que visitar un parque chino?

¿Por qué tienes que visitar un parque chino?

¿Por qué  tienes que visitar un parque chino? Si muchos de los que viajan a China tienen la tendencia de visitar un mercado pensando que allí se concentra la esencia de la cultura del pueblo, esa visita debe de ser complementada con la de un parque, uno grande si es...

Bye Bye Darwin, el toro y el perro diseñaron las sociedades humanas

Bye Bye Darwin, el toro y el perro diseñaron las sociedades humanas

Bye Bye Darwin, el toro y el perro diseñaron las sociedades humanas Los toros salvajes, los llamados uros ya desaparecidos, eran el mamífero más grande que se podía encontrar en muchas de las regiones templadas del continente Euroasiático,  uno de los más peligrosos,...

La cultura del toro dio forma a China

La cultura del toro dio forma a China

La cultura del toro dio forma a China El buey no es uno de los animales que se asocie habitualmente con la cultura china, sin embargo su importancia en la mitología, religión y vida ritual de este país es realmente importante. La cultura y la religión del toro están...

La escultura budista más bella de Beijing

La escultura budista más bella de Beijing

La escultura budista más bella de Beijing Es la “Escultura de piedra del Buda Sakyamuni con dos guardianes”, que se encuentra en el Museo de la Capital de Beijing. Está fechada en la Dinastía Wei del Norte, en el 23º año del Emperador Taihe (año 499 de nuestra era)...