El arte de diseñar jardines entre los chinos

VIAJAR YUNNAN

El arte de diseñar jardines entre los chinos

En la década de 1740, William Chambers realizó tres viajes comerciales a China con la Compañía Sueca de las Indias Orientales. Fue el primer europeo que estudió metódicamente la arquitectura china. En un libro publicado en 1757, Designs of Chinese buildings, furniture, dresses, machines, and utensils (Diseños de edificios, muebles, vestidos, máquinas y utensilios chinos), describe cómo se utilizaban los edificios y los muebles, y explica la naturaleza del gusto chino, especialmente en lo que respecta a la construcción de jardines. Los jardines fueron quizás su tema favorito, ya que varios años después, en 1772, publicó Disertación sobre la jardinería oriental. 

Aquí volvemos a publicar su «Del arte de trazar jardines entre los chinos», que forma parte del primer libro, como un breve ensayo muy útil para los actuales estudiantes del arte, jardines y arquitectura chinos.

Los jardines que vi en China eran muy pequeños; sin embargo, a partir de ellos, y de lo que se ha podido deducir de Lepqua, un célebre pintor chino, con quien tuve varias conversaciones sobre el tema de la jardinería, creo haber adquirido un conocimiento suficiente de sus nociones sobre este tema.

La naturaleza es su modelo, y su objetivo es imitarla en todas sus hermosas irregularidades. Su primera consideración es la forma del terreno, ya sea llano, inclinado, montañoso, extenso o de poca extensión, de naturaleza seca o pantanosa, con abundancia de ríos y manantiales o con escasez de agua; a todas estas circunstancias prestan gran atención, eligiendo las disposiciones que humedecen el terreno, que pueden ser ejecutadas con el menor gasto, que ocultan sus defectos y que ponen sus ventajas en la luz más conspicua.

Como a los chinos no les gusta caminar, rara vez encontramos avenidas o amplios paseos, como en nuestras plantaciones europeas. Todo el terreno está dispuesto en una variedad de escenas, y uno es conducido, por pasajes sinuosos cortados en las arboledas, a los diferentes puntos de vista, cada uno de los cuales está marcado por un asiento, un edificio o algún otro objeto.

La perfección de sus jardines consiste en el número, la belleza y la diversidad de estas escenas. Los jardineros chinos, al igual que los pintores europeos, recogen de la naturaleza los objetos más agradables, que se esfuerzan por combinar de tal manera que no sólo aparezcan de la mejor manera por separado, sino que también se unan formando un conjunto elegante y vinculante.

Sus artistas distinguen tres especies diferentes de escenas, a las que dan los apelativos de agradables, horribles y encantadas. Sus escenas encantadas responden, en gran medida, a lo que llamamos romántico, y en ellas hacen uso de varios artificios para excitar el asombro. A veces hacen pasar bajo tierra una corriente rápida, o un torrente, cuyo ruido turbulento golpea el oído del recién llegado, que no sabe de dónde procede. Otras veces disponen las rocas, los edificios y otros objetos que forman la composición de tal manera, que el viento que pasa por los diferentes intersticios y cavidades, hechos en ellos con ese propósito, provoca sonidos extraños y poco comunes. Introducen en estas escenas toda clase de árboles, plantas y flores extraordinarias, forman ecos artificiales y complicados, y dan rienda suelta a distintas clases de pájaros y animales monstruosos.

En sus escenas de horror, introducen rocas amenazadoras, cavernas oscuras y cataratas impetuosas que descienden por las montañas desde todos los lados, los árboles están mal formados y parecen destrozados por la violencia de las tempestades; algunos están caidos e interceptan el curso de los torrentes, pareciendo como si hubieran caído por la furia de las aguas; otros parecen como si estuvieran destrozados y destruidos por la fuerza de un rayo: los edificios están algunos en ruinas, otros medio consumidos por el fuego, y algunas miserables chozas dispersas en las montañas sirven, a la vez, para indicar la existencia y la miseria de los habitantes. A estas escenas les suceden generalmente otras agradables. Los artistas chinos, conscientes de la fuerza del contraste en la mente, practican constantemente transiciones repentinas y una sorprendente oposición de formas, colores y tonos. De este modo, nos conducen de perspectivas limitadas a vistas extensas; de objetos de horror a escenas de deleite; de lagos y ríos, a llanuras, colinas y bosques, a colores oscuros y sombríos que oponen a los brillantes, y a formas complicadas, a los simples; distribuyendo mediante una juiciosa disposición las diferentes masas de luz y sombra, de manera que la composición sea a la vez distinta en sus partes y unida en el conjunto.

Cuando el terreno es extenso, y hay que introducir una multiplicidad de escenas, generalmente adaptan cada una a un solo punto de vista; pero cuando es limitado, y no da lugar a la variedad, se esfuerzan por remediar este defecto, disponiendo los objetos de manera que, vistos desde diferentes puntos, produzcan representaciones diferentes; y a veces por una disposición ingeniosa, tales como no tienen ninguna semejanza entre sí.

En sus grandes jardines, diseñan diferentes escenas para la mañana, el mediodía y la noche, erigiendo, en los puntos de vista apropiados, edificios adaptados a las recreaciones de cada momento particular del día: y en los pequeños (donde, como se ha observado, un arreglo produce muchas representaciones) disponen de la misma manera, en los diversos puntos de vista, edificios que, por su uso, señalan el momento del día para disfrutar de la escena en su perfección.

Como el clima de China es excesivamente caluroso, emplean una gran cantidad de agua en sus jardines. En los pequeños, si la situación lo admite, suelen sumergir casi todo el terreno bajo el agua, dejando sólo algunas islas y rocas, y en los grandes introducen extensos lagos, ríos y canales. Las orillas de sus lagos y ríos son variadas, imitando a la naturaleza; a veces están desnudas y con grava, y otras veces están adornadas con bosques hasta la orilla del agua. En algunos lugares son planas y están cubiertas de flores y arbustos, en otros son escarpadas, rocosas y forman cavernas, en las que parte de las aguas se descargan con ruido y violencia. A veces se ven prados cubiertos de ganado, o arrozales que se adentran en los lagos, dejando entre ellos pasos para las embarcaciones; y a veces arboledas, en las que entran, en diferentes partes, arroyos y riachuelos, suficientemente profundos para admitir embarcaciones; sus orillas están plantadas de árboles, cuyas ramas extendidas forman en algunos lugares glorietas, bajo las cuales pasan las embarcaciones. Estos conducen generalmente a algunos objetos muy interesantes, tales como un magnífico edificio; lugares en la cima de una montaña cortados en terrazas; una casina situada en medio de un lago; una cascada, una gruta cortada en una variedad de departamentos, una roca artificial y muchas otras invenciones similares.

Sus ríos rara vez son rectos, sino serpenteantes, y se rompen en muchos puntos irregulares; a veces son estrechos, ruidosos y rápidos, otras veces, profundos, anchos y fluidos. Tanto en sus ríos como en sus lagos se ven juncos, con otras plantas acuáticas y flores; en particular la Lyen-boa, a la que son muy aficionados. Con frecuencia erigen molinos y otras máquinas hidráulicas, cuyos movimientos animan la escena. También tienen un gran número de embarcaciones de diferentes formas y tamaños. En sus lagos intercalan islas, algunas de ellas estériles y rodeadas de rocas y escollos, otras enriquecidas con todo lo que el arte y la naturaleza pueden proporcionar de forma más perfecta. También forman rocas artificiales; y en este tipo de competiciones los chinos superan a todas las demás naciones. La fabricación de las mismas es una profesión distinta, y hay en Cantón, y probablemente en la mayoría de las otras ciudades de China, un número de artífices constantemente empleados en este negocio. La piedra con la que se fabrican procede de las costas del sur de China: es de color azulado y se desgasta en formas irregulares por la acción de las olas. Los chinos son muy cuidadosos en la elección de esta piedra, hasta el punto de que he visto dar varios taeles por un trozo no mayor que el puño de un hombre, cuando resultaba tener una forma hermosa y un color vivo. Pero estas piezas selectas las usan en los paisajes para sus apartamentos, en los jardines emplean una clase más gruesa, que unen con un cemento azulado, y forman rocas de un tamaño considerable. He visto algunas de ellas exquisitamente finas, y tales que descubren una elegancia de gusto poco común en el constructor. Cuando son grandes hacen en ellas cuevas y grutas, con aberturas, a través de las cuales se descubren perspectivas lejanas. Las cubren en diferentes lugares con árboles, arbustos, zarzas y musgo, colocando en sus cimas pequeños templos u otros edificios, a los que se asciende por escalones escarpados e irregulares cortados en la roca.

Cuando hay un suministro suficiente de agua y un terreno adecuado, los chinos nunca dejan de formar cascadas en sus jardines. Evitan toda regularidad en estas obras, observando a la naturaleza según sus operaciones en ese país montañoso. Las aguas brotan de entre las cavernas y las sinuosidades de las rocas. En algunos lugares aparece una gran e impetuosa catarata, en otros se ven muchas caídas menores. A veces la vista de la cascada es interceptada por los árboles, cuyas hojas y ramas sólo dejan espacio para descubrir las aguas, en algunos lugares, mientras caen por la ladera de la montaña. Con frecuencia lanzan toscos puentes de madera de una roca a otra, sobre la parte más profunda de la catarata y a menudo interceptan su paso con árboles y montones de piedras, que parecen haber sido derribados por la violencia del torrente.

En sus plantaciones varían las formas y colores de sus árboles, mezclando los que tienen ramas grandes y extendidas con los de figuras piramidales, y los verdes oscuros con los más brillantes, intercalando entre ellos los que producen flores, de los cuales tienen algunos que florecen gran parte del año. El sauce llorón es uno de sus árboles favoritos, y siempre se encuentra entre los que bordean sus lagos y ríos, siendo plantado de tal manera que sus ramas cuelgan sobre el agua. También introducen troncos de árboles en descomposición, a veces erguidos y otras veces tumbados en el suelo, siendo muy agradables sus formas y el color de la corteza y el musgo que tienen.

Son varios los artificios que emplean para sorprender. A veces te conducen a través de cavernas y pasajes lúgubres, a la salida de los cuales te encuentras, de repente, con la vista de un delicioso paisaje, enriquecido con todo lo que la exuberante naturaleza ofrece de más hermoso. Otras veces se atraviesan avenidas y paseos, que van disminuyendo y haciéndose más escabrosos, hasta que el paso se intercepta por completo y se hace impracticable por los arbustos, las zarzas y las piedras; cuando inesperadamente se abre a la vista una perspectiva rica y extensa, tanto más agradable cuanto menos se esperaba.

Otro de sus artificios es ocultar alguna parte de la composición con árboles u otros objetos intermedios. Esto, naturalmente, excita la curiosidad del espectador para ver más de cerca; cuando se ve sorprendido por alguna escena inesperada, o alguna representación totalmente opuesta a lo que buscaba. La terminación de sus lagos siempre la ocultan, dejando espacio para que la imaginación trabaje y la misma regla la observan en otras composiciones, siempre que se pueda poner en práctica.

Aunque los chinos no son muy versados en óptica, la experiencia les ha enseñado que los objetos parecen menos grandes y se oscurecen en cuanto a su color, en la medida en que están más alejados del ojo del espectador. Estos descubrimientos han dado lugar a un artificio que a veces ponen en práctica. Se trata de formar perspectivas, introduciendo edificios, barcos y otros objetos, que se atenúan a medida que se alejan del punto de vista, y para que el engaño sea aún más llamativo, dan un tinte grisáceo a las partes distantes de la composición, y plantan en las partes más alejadas de estas escenas árboles de un color más tenue, y de menor crecimiento, que los que aparecen en el frente, o primer plano; por estos medios hacen que lo que en realidad es insignificante y limitado sea grande y considerable en apariencia.

Los chinos generalmente evitan las líneas rectas; sin embargo, no las rechazan absolutamente. A veces hacen avenidas, cuando tienen algún objeto interesante que exponer a la vista. Los caminos los hacen siempre rectos, a no ser que la irregularidad del terreno u otros impedimentos ofrezcan al menos un pretexto para hacer lo contrario. Cuando el terreno es totalmente llano, consideran absurdo hacer un camino serpenteante, ya que dicen que debe estar hecho con arte o desgastado por el paso constante de los viajeros: en cualquiera de estos casos no es natural suponer que los hombres elijan una línea torcida cuando pueden ir por una recta.

Lo que nosotros llamamos macizos, los jardineros chinos no lo desconocen, pero los utilizan con algo más de moderación que nosotros. Nunca llenan todo un terreno con macizos; consideran una plantación como los pintores hacen un cuadro, y agrupan sus árboles de la misma manera que éstos hacen sus figuras, teniendo sus masas principales y secundarias.

Esta es la esencia de lo que aprendí durante mi estancia en China, en parte por mi propia observación, pero principalmente por las lecciones de Lepqua. Y de lo que se ha dicho puede deducirse que el arte de disponer los terrenos a la manera china es sumamente difícil, y no debe ser alcanzado por personas de intelecto estrecho, pues aunque los preceptos son simples y obvios, la puesta en práctica de los mismos requiere genio, juicio y experiencia, una fuerte imaginación y un conocimiento profundo de la mente humana, ya que este método no está fijado a ninguna regla determinada, sino que está sujeto a tantas variaciones como arreglos diferentes hay en las obras de la creación.

TO READ THIS POST IN ENGLISH

LIBROS

Últimos artículos

Retrato de un mandarín en 1800

Retrato de un mandarín en 1800

Retrato de un mandarín en 1800 Este fue el año en el que se publicó un libro muy interesante, que a través de 60 retratos, intentaba mostrar algunos aspectos de la vida en China al público occidental. Un libro ya del dominio público, del que adaptamos “Un mandarín de...

El tesoro secreto del arte antiguo chino

El tesoro secreto del arte antiguo chino

El tesoro secreto del arte antiguo chino China cuenta con un fabuloso tesoro artístico oculto a los ojos del público y de los especialistas. Es su tesoro mejor guardado, pues dada la dispersión de su localización, la dificultad de conservación e incluso de evaluación...

Pinturas de hace 2.000 años en una tumba china

Pinturas de hace 2.000 años en una tumba china

Pinturas de hace 2.000 años en una tumba china Hace ya más de  10 años que se publicó la Colección completa de los Murales desenterrados en China (The complete collection of  murals unearthed in China), una docena larga de libros que describen con abundantes...

Monjes budistas en la China Medieval

Monjes budistas en la China Medieval

Monjes budistas en la China Medieval Ese es el tema del libro de John Kieschnick. El libro analiza el contenido de las tres colecciones de biografías de monjes que se hicieron famosas en la China medieval, a través de ellas intenta darnos primero una caracterización...

Manual de Arquitectura taoísta

Manual de Arquitectura taoísta

Manual de Arquitectura taoísta Hay algunos libros ilustrados qué producen en el lector un sentimiento contradictorio, pues a las imágenes que explican lo que el texto trata, hay veces que acompaña una exposición de las ideas demasiado superficial. Por lo tanto el...